Tu principal trabajo: tus hijos

El trabajo puede absorber tanto tiempo, que no queda al final del día un rato para estar con los propios hijos. Pero “el Señor bendecirá todos los trabajos que hagas –sugiere san Josemaría en este vídeo-, si dejas alguno, por atender tu trabajo principal: tus hijos” (01’08’’).

Vídeos breves del fundador